CONSORCIO MALANGA EXPORT S.A.  COMAEX S.A.

CONSORCIO MALANGA EXPORT S.A.
LA MALANGA                                                    ¡BIENVENIDOS A NUESTRO SITIO WEB!

Principal
Arriba
MISION-VISION
¿QUIENES SOMOS?
MIEMBROS

PRODUCCION.

1.1      Zona de Cultivo

           

1.2     Superficie, Producción y Rendimiento 

1.3     Variedades

1.4     Temporada de Cultivo

1.5     Canales de Comercialización

1.6     Destino de la Producción

1.7     Estructura de Producción.

1.8     Certificaciones

 

I.                   ENFOQUE NACIONAL

 

II.1         PRODUCCION

 

II.1.1      Zonas de Cultivo                                    

En Ecuador, dado que el cultivo de malanga tiene altos requerimientos de agua durante su desarrollo vegetativo, las condiciones óptimas se encuentran en lugares donde los recursos naturales son abundantes o asequibles, como es el caso de:  Santo Domingo de los Colorados (Pichincha), Quevedo, Quinindé, Valencia, Mocache, Buena Fe (Los Ríos),  El Carmen, Puerto Cayo (Manabí),  Puerto Quito, Pedro Vicente Maldonado, Península de Santa Elena (Guayas), El Oro, entre otras zonas.

 En la zona de color rojo (Tropical Monzón) se encuentran las mayores extensiones de cultivo, entre ellas: Santo Domingo de los Colorados (Pichincha), Quevedo, Quinindé, Valencia, Mocache, Buena Fe (Los Ríos),  El Carmen, Puerto Cayo (Manabí), Puerto Quito, Pedro Vicente Maldonado.

 En la parte color melón (Tropical Grasslands o secano costero), se ubican las áreas destinadas para los medianos y pequeños cultivos, y están en las zonas de la  Península de Santa Elena y El Oro.

  

II.1.2      Superficie, Producción y Rendimiento               

 

 ·        Superficie

 Desde 1998, la superficie cultivada con malanga en el país se ha venido incrementando anualmente.  En promedio el crecimiento experimentado ha sido del 163%.  Sin embargo, para el año 2002, se había estimado que las hectáreas cultivadas asciendan a 5,000, es decir con un crecimiento del 6% con respecto al total del 2001. 

 ·        Producción

 El cultivo de malanga requiere de climas calientes, con una temperatura nocturna de entre 14-27° C. Cuando la temperatura se eleva a 29° C durante la noche, entonces la tuberización[1] se afecta considerablemente. Una temperatura que varíe entre 25-30° C, alta luminosidad y sin peligro de heladas, son las condiciones óptimas para este cultivo. La planta responde bien donde hay abundante humedad (1800 - 2500 mm/año); sin embargo, puede soportar también períodos de sequía.

 La malanga es una planta esencialmente tropical. Se cultiva bien en altitudes bajas a medianas, no mayores de mil metros sobre el nivel del mar (msnm). Se da bien en suelos sueltos, arenosos; no se recomiendan los suelos arcillosos o pesados, ya que éstos dificultan la salida de las plantas y el desarrollo de los cormos[2]; además, deben tener buen drenaje tomando en cuenta una buena existencia de materia orgánica y una profundidad de aproximadamente sesenta centímetros. El Potencial de hidrógeno (pH) en el cual se puede desarrollar la malanga es de 4.5-7.5; sin embargo, el óptimo está entre 5.5 y 6.5.

 Por otro lado, los suelos deben tener una buena capacidad de retención de humedad como son los suelos aluviales, los pardos con carbonatos y los ferralíticos rojos.

 

  

 

 

 

 

   

·        Manejo del cultivo

 El cultivo de la malanga blanca en Ecuador no es totalmente nuevo.  Este tubérculo es una de las especies que ciertos agricultores locales han cultivado desde hace aproximadamente cuatro años en las regiones del país antes mencionadas.

 La preparación del suelo consiste en rozar el área a sembrarse antes de realizar cualquier actividad, seguidamente deberá ararse entre 25-30 centímetros de profundidad, dándose seguidamente los pases de grada que sean necesarios. Con la última grada, se debe aplicar e incorporar al suelo abono (N-P-K) para, posteriormente, formar un camellón de treinta centímetros de ancho y veinte centímetros de alto. Finalmente, se hará una raya al centro del camellón para la siembra del material. Se recomienda aplicar de turba o gallinaza y compost o estiércol  seco luego de un exhaustivo análisis de suelo. 

La plantación se hace en hoyos, los que se recomienda abonar (Urea-Fósforo-Potasio) para tener mejores resultados, o bien en surcos en caso de siembras comerciales. Los cormos[3] y cormelos[4] se colocarán a una profundidad de 7-12 centímetros. De los cormos se obtiene la semilla a sembrar al cortar este transversalmente en “rodajas” y luego estas en cuatro partes iguales logrando una forma de cruz (de cada cormo se obtiene aproximadamente ochenta semillas). Se recomienda desinfectar las semillas antes de sembrarla, pero ésta deberá realizarse una vez que se haya preparado el suelo para evitar retrasos en la siembra.  La distancia de siembra debe ser de un metro entre surcos y medio metro entre plantas (Anexo #1).

 El período normal de plantación del malanga es a inicio de la estación de lluvias en cultivo en seco; sin embargo, si se dispone de riego apropiado - muy tolerante a riego por aspersión -, éste puede prolongarse todo el año. Los cultivos bajo inundación también pueden efectuarse en la época que sea más conveniente. En muchas regiones, se acostumbra hacer el cultivo intercalado con café, cacao, cítricos o plátano, es decir, se aprovecha el terreno cultivando malanga durante el ciclo hasta que produzca los productos antes mencionados entre otros.

 La malanga es susceptible al daño por el viento, por lo que en muchas localidades utilizan barreras rompevientos.  Entre las plantas que generalmente se siembra el pasto "King Grass”, barrera de aproximadamente dos metros y medio de alto y además de bajo costo. Existen también zonas de cultivo en las utilizan árboles frutales, plátano, etc. para el mismo fin

 Las labores de cultivo pueden consistir en dos o tres aporques[5], conjuntamente con las limpias manuales. El aporque se realiza con el azadón, para evitar el crecimiento de malezas, aumentar el tamaño de la raíz y para mejorar la fijación al suelo de la planta. Por otro lado, las limpias manuales se deben hacer entre los 35-40 días después de la siembra para evitar el crecimiento de malezas que compitan con el cultivo.  En Ecuador, se ha realizado con azadón[6], colocando el abono en el fondo del surco, se tapa y posteriormente se siembran los cormos y cormelos. Esto es con el propósito que la planta tenga un acceso temprano de los nutrimientos.

 Un indicio de que la plantación está lista para la cosecha es que las hojas básales se ponen amarillas y el suelo comienza a cuartearse. Antes de proceder al arranque de los cormos y cormelos (semilla) debe eliminarse el follaje de la planta.  Una vez cortados los tallos, se extrae manualmente los cormos y cormelos y se procede a separarlos.

 La madurez se produce entre los  9-12 meses, pero la recolección puede hacerse en forma paulatina, de acuerdo a las exigencias del mercado.  Es conveniente dejar al sol por uno o dos días los cormos recién cosechados para facilitar la limpieza de la tierra que pueden llevar adheridos.

 ·        Riego

 Durante el período de siembra se debe suministrar riego a la plantación para suplir sus necesidades hídricas hasta que se establezca la temporada de lluvia. El riego más adecuado es por gravedad.  Por lo que es necesario nivelar el suelo con una pendiente de máximo 4%, siendo la óptima 2%; y trazar posteriormente los canales primario y secundario.

 Ya que este cultivo es muy tolerante de la humedad, también es factible la utilización de riego por aspersión en zonas con curvas de nivel y pendientes mayores.

 ·        Plagas

 En general, se puede decir que esta planta es poco afectada por enfermedades fungosas e insectos. Entre las enfermedades más comunes que afectan a la malanga se citan: Cercospora chevalieri, Cercospora verruculosa, Punctellina solteroi y Sclerotium rolfsii. Estas enfermedades se dan especialmente en las zonas más húmedas donde existe la presencia de focos de contaminación. También le afecta: El thrips, mosca de la fruta y virus; dependiendo de la existencia de estas plagas en la zona a sembrar. Sin embargo, la malanga es un cultivo bastante resistente y rústico frente a estas enfermedades lo cual hace sencillo el control de estas.

 El hongo del género Pythium es común como parásito de este cultivo en los trópicos. Es recomendable aplicar fungicidas durante el período vegetativo, considerando necesario como mínimo una aplicación.

 En cuanto a malezas, es importante hacer un control manual y químico eficiente de éstas durante los primeros noventa días, ya que compiten con el cultivo y pueden lograr reducciones de rendimiento de 40-90%. 

·        Rendimiento

 En Ecuador, el rendimiento por hectárea sembrada de malanga es de entre 12-18 toneladas métricas aproximadamente. Una hectárea tiene como producción promedio unas 300-400 cajas de 50 libras de calidad premium, alrededor de 150-200 cajas de segunda calidad y el equivalente de 50-80 cajas de rechazo.

 La calidad premium tiene como principal parámetro el tamaño los dedos, los mismos que deben tener mínimo seis pulgadas de largo y ocho onzas de peso. Aquellos dedos que no cumplen con este parámetro son considerados de segunda, los cuales miden mínimo cuatro pulgadas y pesan entre 6-8 onzas.

 Estos rendimientos podrían ser más interesantes con un adecuado manejo agronómico, llegando a producciones de hasta 800 cajas por hectárea, rendimiento alto que se ha dado en la zona de Santo Domingo (Pichincha) gracias a una adecuada fertilización, buena calidad de semilla (ampliamente disponible en Santo Domingo de los Colorados y también proveniente de países como Costa Rica, Honduras y República Dominicana) y a la alta humedad que se registra en esa zona.

 Sin embargo en la actualidad, las plantaciones de malanga rinden mucho menos de lo que se espera, debido a que los cultivos, como se anota anteriormente, no son manejados de forma adecuada o tecnificada, perdiendo así la potencialidad que éste puede tener.

 

II.1.3      Variedades                                       

 En Ecuador, existen dos variedades de malanga disponibles que cuentan con características exportables:  Blanca (Xanthosoma), originaria de las Antillas; y Amarilla o Lila (Colacasia), originaria de Asia.  De ambas, la variedad más apetecida en el mercado exterior es la del Género Xanthosoma, la diferencia de consumo de esta variedad es de alrededor de cinco a uno.

 

II.1.4      Temporada de Cultivo                        

 La temporada de siembra de malanga en Ecuador depende de la disponibilidad de riego y recursos existentes.  Generalmente, el cultivo de este tubérculo comienza en octubre y dura en promedio doce meses comenzando la cosecha en el octavo mes hasta el decimosexto.

 La siembra está ligada a la época invernal dos meses y medio antes de que éste comience.  Con este parámetro, la época de cosecha es fácilmente calculable. Con las facilidades de riego, se podrían comenzar las acciones de siembra un mes antes con lo cual se aprovecharían mejores precios del mercado internacional.

 Se recomienda la rotación de cultivo, es decir, no sembrar el mismo producto inmediatamente después de cosecharlo, sino sembrar cultivares de familias y géneros diferentes.

 

II.1.5      Canales de Comercialización           

   

Esta cadena de comercialización es la que se aplica para suplir de malanga al mercado internacional. En el contexto local, la cadena se limita a comercializar el rechazo de exportación, el cual es utilizado para alimentar ganado y fabricación de harina, ya que el ecuatoriano común no conoce el producto.

 II.1.6      Destino de la Producción                       

 Con respecto al mercado local, cabe mencionar que éste es inexistente dado el nulo conocimiento y, adicionalmente, por la falta de hábito de consumo del producto por parte del consumidor interno. 

 Por esta razón, está destinada a la exportación básicamente toda la producción de malanga del país, a excepción de aproximadamente el 15% de rechazo, el cual no cumple con los mínimos requerimientos de calidad.  Este producto es utilizado, por el momento, como alimento de ganado vacuno, caballar y caprino, en forma de harina, luego de secada la malanga.

 

La malanga se clasifica en tres categorías de calidad:

 -         EXTRA:               no tiene defectos, salvo superficiales muy leves que no afecten su aspecto general, calidad, estado de conservación y presentación.

-         PRIMERA:           defectos leves (cicatrización que no supere el 25% de la superficie, áreas raspadas que no superen el 20% de la superficie), siempre y cuando no afecten su aspecto general, calidad, estado de conservación y presentación.

-         SEGUNDA:         se permiten los siguientes defectos siempre y cuando no afecten su aspecto general, calidad, estado de conservación y presentación:  cicatrización que no supere el 25% de la superficie, áreas raspadas que no superen el 30% de la superficie.

 En ninguno de los casos, los defectos pueden afectar la pulpa del producto.

 

 

II.1.7     Estructura de Producción            

 La estructura de producción de malanga en el contexto nacional se concentra en pequeños y medianos productores quienes generan alrededor del 80% de la producción nacional.  Sin embargo, la tendencia es la de formar las asociaciones de pequeños productores que unidos logran objetivos importantes dentro del desarrollo de este rubro de exportación. 

Las 2500 hectáreas diseminadas en el país en un sinnúmero de propiedades.  Se distribuye en promedio de 1-4 hectáreas entre los productores pequeños y de 10-20 hectáreas entre los medianos.  Sin embargo, también existen algunas propiedades sobrepasan las 200 hectáreas, las mismas que están ubicadas en la zona de Santo Domingo de los Colorados (Provincia de Pichincha).

 El número promedio de agricultores dedicados a esta actividad en Ecuador es de aproximadamente 625 propietarios. 

 

 

 

II.1.8      Certificaciones                              

 Actualmente, no existen certificaciones exclusivas  para el control de este cultivo. Sin embargo, hay ciertos agroquímicos de prohibida aplicación al cultivo para las exportaciones destinadas a Estados Unidos, los mismos que impiden el ingreso de productos agropecuarios en el caso de encontrarse residuos de éstos. 

 Por otro lado, los certificados de Estándar de Calidad Ambiental ISO 14000, así como los llamados sellos verdes, están disponibles para este cultivo siempre y cuando cumpla con los requisitos y parámetros de manejo agrológico de los agroquímicos usados para el control de plagas y enfermedades; y a su vez no causen daño al medio ambiente donde se desarrollan los cultivos.

 En Ecuador existen actualmente sembríos de malanga cuyo proceso productivo es prácticamente orgánico, ya que reemplazan casi por completo el uso de fertilizantes sintéticos y agroquímicos por abonadura de origen vegetal tipo bokashi, compost y otros bio-fertilizantes. Para la elaboración de estos compuestos utilizan: carbón, cascarilla de café, estiércol, polvillo de arroz, melaza de caña, entre otros. Estas aplicaciones las realizan aproximadamente cada semana de esta manera, se nutre la planta con los elementos que requiere de acuerdo a sus necesidades y además se reduce el costo de los insumos teniendo como resultado una producción óptima.



 

 

 

 

 


 
[Principal]
 
[comaexsa@yahoo.com].